La labor del Periodista

En días anteriores tuve la oportunidad de leer un artículo “muy ilustrador” en el blog del conocido comunicador latinoamenricano Jorge Ramos titulado “Sólo queremos que nos crean“, en este el periodista dejó claramente marcada la principal cualidad que debe tener el trabajo periodístico, credibilidad.

Y es que, como bien lo describió, cada profesión tiene su fin y la del periodista es que aquello que plasme con su pluma no sea cuestionado. Pero, ¿hasta qué punto tiene poder un periodista en la formación de la opinión pública? Muchas veces he escuchado personas decir que los medios de comunicación ya no son el denominado cuarto poder del estado, que dadas las innumerables veces que se ha demostrado la falta de ética de algunos colegas, el ejercicio está desmoralizado y falto de credibilidad, particularmente, no soy partícipe de esa creencia.

Analicemos esto:  1. Un comunicador en ejercicio tiene acceso a un medio de comunicación de masas (Prensa-Noticiario-Web) 2. En nuestro país la tasa de analfabetismo es de  3,484,348 según el último Censo de Población y Vivienda registrado en la página de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) el cual data del 2002, total que debido a la excelente labor educativa de los gobiernos que han transcurrido, nueve años más tarde, puede ser mayor 3. Existe un sin número de personas que aun teniendo cierto nivel educativo prefieren ser parte de una masa y seguirla o simplemente no han desarrollado la capacidad de formar sus propias opiniones. Tras desplegar estas tres variables, ¿se puede decir que un periodista no tiene poder?

Ciertamente son innumerables las veces que escucho a personas hablar de “lo mentirosos” que son los periodistas y como “se venden e inventan las noticias” pero en mayor medida escucho “eso salió en el periódico, así que es verdad” y “hasta los periodistas lo dicen” asumiendo que si un comunicador lo expresó, realmente debe ser así.

Como comunicadores sociales tenemos una alta responsabilidad en la formación de las opiniones públicas, aunque hayan quienes quieran hacer creer lo contrario. Somos integrantes de una reducida y privilegiada parte de la sociedad que tiene en sus manos el poder de cambiar el curso de las cosas a través de los medios a los que tenemos acceso por esto, debemos preocuparnos por qué escribimos y cómo, cuál es el enfoque que damos y cuándo, y lo más importante debemos estar cien por ciento seguros de la veracidad del hecho. La investigación debe ser nuestro principal compromiso y no debemos ser partícipes de rumores ni datos superficiales. Tenemos un compromiso con la sociedad y el que no sea capaz de cumplirlo tiene un millar de alternativas a las cuales dedicarse.

Anuncios

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s